La venta ilegal de lentes no es sólo una cuestión jurídica, de respetar o no la ley, sino que también trae problemas de salud. La venta ilegal de anteojos tiene más de una década, se ha denunciado, ha habido fallos judiciales y, sin embargo, el panorama no se altera: se sigue violando la ley.

El problema se da durante todo el año, pero en verano se acentúa por la necesidad de circular bajo el sol.

No ocurre sólo con los vendedores ambulantes, sino en comercios que no tienen nada que ver con la oftalmología como son las estaciones de servicio, kioscos, y, peor aún, en farmacias. Éstas – por saber de qué se trata comercializar medicamentos y todo lo que eso implica- bien podrían sumarse a la campaña de concientización.

La venta de lentes en lugares no autorizados no es sólo una cuestión legal, sino que también trae problemas de salud.

“La mayoría de los usuarios compra un lente in saber la graduación que posee o que necesita, ni la patología o el defecto visual que tiene, lo adquiere porque es de un bajo costo y no esta autorizado ni se comercializa en ópticas”, apunta Mario Soltak, Presidente de la Cámara Argentina de Óptica – CADEO.

Y agregó: “Quien compra este tipo de anteojos está evitando la consulta al médico y ello impide que tenga un diagnostico que permita identificar que producto visual es indicado para ese usuario de anteojos”.

“Este tipo de anteojos “pregraduados” no pueden satisfacer los requerimientos de corrección para cada persona ya que cada individuo requiere parámetros de adaptación del anteojo que les son propios. No pueden corregir algún tipo de astigmatismo, que se sólo son fabricados con corrección esférica, tampoco de satisfacer las demandas visuales ya que son confeccionados con la misma graduación para ambos ojos y no tienen la posibilidad de compensación de los distintos tipos de estrabismo”, dicen desde CADEO.

Asimismo, “no contienen los centros ópticos y distancias interpupilares, en forma técnica, que le son propias a cada usuario para la confección de anteojos recetados” asegura Mario Soltak.

Lo mismo ocurre con los anteojos de sol. ”Cuando lo tenés puesto la pupila se dilata, se agranda. Si no tiene la protección indicada para lo cual vos lo vas a usar, si no tenés la barrera, te entran más rayos nocivos de sol a la retina con el anteojo que sin él. Y lo que se pierde por la radiación ultravioleta no se regenera, no se recupera”, detalló.

“Tenemos un problema más grave, que es el expendio de anteojos para niños que se comercializan como bijouterie, en jugueterías y también como venta callejera; ya que ellos son los más perdicados y mas sensibles a los rayos ulravioleta, problemática que al no estar los padres asesorados traen como consecuencia problemas visuales o patologías a temprana edad”, subrayó Soltak.

Se trata de un problema de tipo comercial y de fraude marcario, pero principalmente de salud pública. Importadores denunciaron que en las últimas semanas se registró un incremento inesperado y explosivo de la circulación y venta de lentes de sol “truchos”, como así también de anteojos que se comercializan con graduación para mejorar la visión.

Soltak, “propone realizar campañas de salud visual para concientizar este tipo de problemáticas que afectan tanto a ñiños como adultos. Para ellos, desde CADEO tienen la campaña nacional “No juegues con tus ojos” que se realiza hoy en día para ese fin y en la realización de anteojos en escuelas y centros de salud visual estatales”.

Nota periodística realizada en pleno verano pasado, Ernesto Ferrer, Presidente del Consejo Argentino de Oftalmología (CAO), consideró que “la gente desconoce la peligrosidad de los anteojos de sol que se venden en la calle y creen que hacen un negocio comprando lentes baratos, pero en realidad están comprometiendo seriamente su vista”.

Ferrer explicó que esos anteojos “son oscuros pero no tienen filtros de rayos ultravioletas (UV), por lo cual en vez de proteger a la pupila de la radiación, el lente crea un efecto de cámara oscura que la dilata y hace que penetren en ella más radiación, dañándola y causando problemas en la visión”.

“Los anteojos homologados únicamente se consiguen en establecimientos ópticos habilitados, que tienen a un profesional a cargo de la dirección técnica, y que son controlados por la Dirección de Fiscalización Sanitaria. Mientras que los anteojos que se consiguen por afuera, ya sea en la calle o en tiendas, son imitaciones que pueden perjudicar gravemente al usuario”.

AHORA 12 es un programa de crédito para fomentar el consumo, el comercio, el empleo, la producción nacional y los servicios prestados en el territorio argentino. Con AHORA 12, los argentinos pueden comprar en 12 o 18 cuotas fijas con tarjeta de crédito.

Podrán adherirse al programa los comercios que ofrezcan principalmente los productos y servicios incluidos en el programa. La adhesión deberá realizarse a través de las tarjetas de crédito adheridas a Ahora 12, de forma individual con cada una de ellas.

Los comercios podrán ofrecer de jueves a domingos todos los productos y servicios incluidos en los rubros que forman parte del programa, en el caso de las ópticas incluye solamente anteojos recetados hasta un máximo de $5.000.-

Los proveedores y comercios adheridos al programa podrán ofrecer la modalidad de venta de 12 o 18 cuotas fijas, o ambas, sin necesidad de registrarse nuevamente.

También podrán ofrecer 3 y 6 cuotas sin interés en los rubros de indumentaria, calzado y marroquinería.

Los comercios de los rubros que se suman deberán adherirse ingresando en la web de la Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra (ATACYC) o comunicarse con las tarjetas de crédito adheridas.

El programa tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2017.

 

Descarga AQUÍ la identificación AHORA 12 y/o AHORA 18

 

Para adherirse al programa o para más información entra a http://www.ahora12.gob.ar/

“El mapa de la Argentina ilegal”, una herramienta para ayudar a combatir el crimen organizado, que permite realizar denuncias en forma anónima, desde la PC o el celular ingresando a www.argentinailegal.com, donde se podrá identificar la ubicación de puestos de venta callejeros, saladitas, venta de mercadería robada, trabajo esclavo, talleres clandestinos, trata de personas, contrabando, corrupción y falsificación de marcas.

El modo de denunciar es muy simple.

Al ingresar al sitio www.argentinailegal.com, se despliega un mapa en el que solo hay que hacer clic en el lugar donde se identifica un posible delito. Luego, se selecciona el tipo de ilícito y finalmente, se puede agregar una foto.

CAME será la receptora de todas las denuncias y quien las transmita a la Justicia o a las fuerzas de seguridad.

Desde nuestro sector óptico, se pueden denunciar la venta callejera de anteojos pregraduados y de sol, locales donde se vendan productos ópticos que no se encuentran habilitados para tal fin.

Cualquier duda o consulta enviar un email a cadeo@cadeo.com.ar